Con La corte del Faraón, vamos a traer un trocito de Egipto a Mérida

Inés, durante nuestra última entrevista,  me comentaste que sería un sueño para ti el actuar en el festival de Teatro Clásico de Mérida.  En unos días estrenas en Mérida, ¿cómo te sientes?

Es un sueño, fue comentarlo contigo y cumplirse.

¿Cómo te llegó esta oportunidad?

La producción es de Juan Carlos Parejo,(Rodetacón, Don Benito) y él siempre hace musicales con el festival junto a Ricard Reguant. Me conocían de trabajar en Madrid, y dicho y hecho. Nos reunimos, hablamos y hasta la fecha.

La obra se llama “La corte del faraón”. ¿Qué nos vamos a encontrar?

Es una versión de la zarzuela, en musical. Vamos a encontrar una comedia muy divertida. Cuenta con una música renovada, algunas basadas en la partitura de la zarzuela  original, pero versionadas al musical. Vamos a traer un trocito de Egipto a Mérida.

Publicidad

Una vez en Mérida,  ¿tienes planes para que la compañía disfrute de la tierra?

Claro, en cuanto llegue a Mérida quiero ser una buena anfitriona. Además de llevarles a sitios chulos, quiero hacerles un ajoblanco casero. Tengo a mi amigo Javi de TAPTC teatro deseando organizar algo.

El equipo de La corte del faraón
El equipo de La corte del faraón

Y el viaje desde Madrid, ¿vais a venir en tren?

Risas. No, no nos arriesgaremos. La compañía ya tiene un autobús reservado… Necesitamos un tren digno ya!

Actúas junto Paco Arrojo, otro extremeño más del elenco. ¿Has tenido la oportunidad de verle interpretando a Dios en “La llamada”?

No, y él sabe que lo siento, pero no tengo tiempo!. Donde coincidimos mucho es en el musical “Viaje a Broadway”, justo este domingo actuamos en La Haba, en Extremadura.

Hablando de “la llamada”, ¿qué te parece el universo de Paquita salas?  te veo como su próxima actriz 360.

Ójala, risas. A ver si nos pasa como con el festival de Mérida: mencionarlo y que se cumpla!

Hubo un antes y un después en tu carrera con “Punto de Partida”. ¿Te dio pena dejar la obra?

Sí, cuando dejas una obra que te aporta tanto, es duro. Lo que yo recibía del público era impresionante y creo que no lo volveré a conseguir en mucho tiempo. Lo hice, lo disfruté, y fue precioso. Tenía que hacer otros proyectos, y uno tiene que avanzar en esta profesión.

Y de repente, de protagonizar una obra escrita para ti, pasas a protagonizar una obra en plena gira. ¿Cómo llegaste a “Grandes Éxitos“?

Fue una sorpresa, me llamó Juan Carlos Rubio, el director, y no me lo creía. Me recibieron muy bien. Descubrí a un Jorge Javier Vázquez fantástico, me llevo un amigo. Es muy generoso. En el escenario te escucha, te aporta, sabe darte tu sitio y tiene un sentido del humor maravilloso.

Tienes alguna anécdota con Jorge Javier Vázquez?

Muchas. A él le encanta pasárselo bien y a mi hacerle reír. Improvisábamos mucho y era muy divertido. También teníamos momentos de emoción. Interpretábamos canción de reconciliación en el show, una balada preciosa, donde Jorge se emocionaba muchísimo cuando yo la cantaba.Terminábamos siempre los dos llorando.
Ahh!! Luego, cogió la costumbre de hacerme cantar “Qué no daría yo” de Rocio Jurado al final de cada actuación. No pegaba para nada, pero al acabar el show, con los aplausos, siempre me lo pedía delante del público .

3+