El “Estatuto de Autonomía de Murcia” obligatorio para opositar en Extremadura

Los candidatos a sepulturero en Burguillos del Cerro se llevaron una gran sorpresa, cuando vieron las bases de la oposición en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). Uno de los temas obligatorios era el “Estatuto de Autonomía de Murcia: De la organización territorial. De las relaciones institucionales de la Comunidad Autónoma. De la economía y de la hacienda. De la reforma del Estatuto”

Obviamente se trataba de un error que la administración local lo solucionó con bastante rapidez. Sin embargo, esa rapidez no evitó que los medios se hiciesen eco de la noticia. El diario “La Opinión de Murcia” lo publicó como anécdota graciosa y a partir de ahí se hizo viral, llegando incluso al humorista David Broncano, que lo utilizó en uno de sus monólogos en “La resistencia”
A falta de una explicación oficial, todo apunta a que fue un “copia-pega” de algún texto originalmente de Murcia.

Burguillos del Cerro,  un pueblo con mucha historia

Burguillos es conjunto histórico-artistico desde 1998 y tiene mucho encanto. Posiblemente lo más conocido sea su castillo, pero cuenta con otros atractivos cargados de historia. Hay que diferenciar la parte baja y de la parte alta de Burguillos. Antiguamente, en la parte alta vivía la nobleza y en el llano la clase baja.

Publicidad

Uno de los símbolos de Burguillos del Cerro son sus cruces. Desde hace más de 500 años, al comenzar cada siglo, el tres de mayo, los burguillanos instalan una cruz en una salida de la ciudad. La de de la calle San Juan fue la primera y se puso el 3 de mayo del año 1500. Se inició la costumbre del levantamiento de las cruces a las salidas de los caminos, como señal de dar protección divina al caminante que iniciaba un viaje o dar las gracias el que llegaba de un viaje a Burguillos.

Para terminar, no se vayan de Burguillos del Cerro con el estómago vacío. El almorraque, es un plato muy típico de la zona, hecho con hígado, carne, tomate, pimiento, cebolla y cilantro, aceite, vinagre y sal.  Durante la semana santa se hace un pan muy característico llamado el repeñico cubierto de una especia llamada matalahuga.